Skip to content

Un peregrino en el Campo de Marte

octubre 25, 2011

Reproducimos íntegramente una entrada de un blog (Comentarios de un peregrino), en la que nuestro peregrino autor -con mucho humor y resignación- nos relata de una visita que hiciera al Campo de Marte con el propósito de aprender a jugar waterpolo y, eventualmente, llegar a jugar por la Selección Nacional. Al final, veremos como y por qué sus esfuerzos por jugar waterpolo no duraron nada más que una jornada.

Por algunas referencias del relato, el suceso debió acontecer a fines de los 90 y el “cubano-tomamojitos-entrenador-de-waterpolistas-nacionales” no puede ser otro que nuestro querido y recordado Ernesto Martinez “Perita”.

«Siempre en el constante intento por encontrar una ubicación decorosa en el ambiente deportivo he tratado, infructuosamente debo decir, de practicar algunas actividades que realmente nunca debí hacer, entre ellas el waterpolo. Aunque en algún momento lo dije, repetiré, que aunque no soy un sport billy mi vida ha estado ligada al deporte siempre; es cierto que entre otras negaciones, los dioses no me dieron habilidad deportiva alguna, solamente fueron generosos con una talla respetable, poder estar de pie sin caerme y un espíritu de cumplimiento de los compromisos, esas son mis armas y habilidades deportivas.

Regresando a la historia, en algún momento universitario un buen amigo, ex nadador él, me dice que están armando la selección peruana de waterpolo y andaban recibiendo gente para prepararla, que se nadar, que tengo una talla que me permitiría jugar (no, no mido 2 metros pero soy un poquito mas alto que el promedio), así que me invitaba cordialmente a participar de los entrenamientos, que hasta coach cubano tenian; yo siempre con el afán de intentar acepté gustoso.

Bueno donde es?, pregunté, ahhhhh en el Campo de Marte, me respondieron con prisa; el Campo de Marte tiene una piscina? me preguné interiormente, me lo imaginaba como la explanada donde se hacían los desfiles militares, así que quede con cara de ecuación compleja (como diría el blogatletasaltador), pero con determinación inquebratable (hasta ese momento) averigue la ubicación exacta y llegado el momento previamente coordinado partí hacia mi grandioso destino como waterpolista nacional.

Llegué a la ubicación con cara de desubicado, con el maletincito pegado al cuerpo y buscando a mi amigo, lo que vi era un grupo de gente que evidentemente se conocía de antes, saludándose y entre los que reconocí a algunos ex nadadores de un club al que pertenezco, entre esas caras divisé a mi amigo, me acerqué tímidamente y le dije ya llegué, ahhh que bueno fue la respuesta, hubo una rápida presentación y de ahí con el cubano-entrenador-de-waterpolistas-nacionales, mi amigo hizo la introducción de ley, mira este es mi amigo le dije que viniera y bueno se animó, hola buenas noches gracias por la oportunidad, todo bien chico, que bueno que vengas ojalá puedas continuar luego de hoy; nuevamente miré con cara de incredulidad, todavía no había hecho nada de nada y ya dudaba de mis compromisos inquebrantables, noooooo, este tipo no me conocía, yo asumo y sigo adelante, será por eso que Fidel sigue gobernando la isla, pensé para mi.

Luego de recuperado el ego, miré a la piscina, donde ya andaban algunos waterpolistas y lo que ví me pareció normal, andaban ahí parados conversando, sin ninguna preocupación, comentando los eventos del día, ja yo puedo hacer eso también, total es cuestión de flotar agarrar la pelotita y disparar al arco, donde esta el misterio, claro algo de físico y velocidad tendré que sacar, pero tan mal no puedo estar, además yo se nadar, me decía a mi mismo; hasta que me tiré a la piscina, donde descubrí, para mi intranquilidad, que no había piso, que los exnadadores-waterpolitas estaban suspendidos en el agua en base, a lo que luego descubrí, como pataleo circular, tenán no me menos de 15 minutos conversando y pataleandocircularmente y con ningún rastro de cansancio en el cuerpo; acá empezaron mis temores, los que se vieron agudizados posteriormente.

Agudizados cuando llegó el grito del cubano-entrenador; Todos al agua!!!!! vamos a calentar!!!!! 800 libres, 800 espalda, 800 pecho, 800 mariposa!!!!! 2 series de cada uno!!!; yo con cará de incredulidad total, y la pelotita amarilla para disparar al arco???, mariposa??? nunca aprendía a nadar así, 6400 metros nadando para calentar, que es esto una competencia de triatlón?!?!?!; ahhhh pero no contaban con mi espíritu de competidor indesmayable, así que emprendí a avanzar movido por mis aún ligeros brazos y nadé y nadé y nadé, cumpliendo a duras penas con los primeros 800 metros, lo que sigue es patético.

El maldito-cubano-comunista-tomadordemojitos gritó nuevamente, ahora segunda serie libre; yo andaba con el corazón a punto de reventar, los brazos agotados, las piernas temblando, pero el espíritu indesmayable, claro el problema es que el espirítu no mueve el cuerpo, igual intenté seguir el ritmo, nadé medio largo mas y llegó el punto culminante de mi desastre físico, los brazos y piernas dejaron de responderme, sencillamente no tenía control sobre ellos, felizmente estaba nadando en el carril mas cercano al borde, así que haciendo un último esfuerzo llegué, sin fuerzas para salir de la piscina, así que solamente pude poner uno de mis brazos sobre el borde con el resto del cuerpo en el agua, intentando de esa manera no caer como un saco de plomo a las profundidades de la misma.

Si señores, estaba a un brazo de distancia de morir ahogado en una piscina, con la consecuente deshonra para mi orgullo y mi indesmayable espíritu de deportista (maldito seas!!); permanecí colgado aproximadamente 10 minutos, sin que nadie percibiera mi situación y yo sin querer llamar la atención pidiendo ayuda, digamos que estaba haciendo algún tipo de estiramiento de alta competencia; luego de esos 10 minutos junté nuevamente fuerzas y logré salir de la piscina, me quedé tendido en el borde por unos 5 minutos mas, agotado, realmente agotado, brazos y piernas temblando sin control, rodé sobre mi eje axial (miren lo técnico de mi descripción) hasta unas gradas donde subí me puse un polo y me eché hasta el final del entrenamiento total, sin moverme mas, intentando recuperar lo irrecuperable.

Puse mi mejor cara cuando se acercó mi amigo, le dije que todo excelente pero que andaba fuera de ritmo y me iba a tomar un poco mas de tiempo acostumbrarme a este entrenamiento, por dentro pensaba que se podían meter su entrenamiento-tortura y al cubano-tomadordemojitos por donde mejor les entre, así que poniéndome un poco de ropa encima partí para tomar un taxi que me llevará a la santidad de mi cama, donde intentaría reponer mi orgullo y mi físico.

Como comprenderán nunca mas regresé, a pesar de la insistencia de mi amigo, quizás debí (no, no lo digo en serio), y cuando ya se dio cuenta con no iba a pasar por eso nuevamente me dijo, oye pero la puedes hacer de árbitro…. que cosa?? con esta talla y disposición indesmayable de árbitro, este está loco, habrase visto tremendo desparpajo de la propuesta. Aunque…

Me desconecto.

Adeu…»

Bastian De Nadie, en Comentarios de un Peregrino (Que Waterpolo?!?!?!? Vaoooo!!!!!)

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: